13 septiembre 2012

Escherichia coli, características generales, taxonomía y cepas virulentas.

El género Escherichia está compuesto por bacterias que pueden habitar en el intestino del ser humano y de ciertos animales homeotermos.


Escheria Coli
De hecho, los microorganismos pertenecientes a este género suelen convivir con su hospedador, realizando actividades que pueden ser beneficiosas para el organismo en el que habitan. Un ejemplo, sería la capacidad de algunos de ellos para elaborar vitamina K, sustancia con un papel importante en la coagulación sanguínea.

Escherichia coli, bacteria que provocó un problema de salud pública en 2011 en Europa (sobre todo en Alemania),  pertenece a este género. Curiosamente, fue descubierta en 1885 por un el bacteriólogo austro alemán Theodore von Escherich.


  Clasificación taxonómica de Escheria coli


Escherichia coli pertenece al reino de las bacterias, concretamente al filo de las Proteobacterias donde también se incluyen el género Vibrio, Salmonella, Helicobacter o Neisseria gonorrhoeae.

Esta bacteria, cuyo diminutivo es E. coli, se incluye en la familia Enterobacteriaceae y, dentro de ella, en el género Escherichia.

Características de E. coli


Este microorganismo es un bacilo gram negativo, anaerobio facultativo, capaz de emplear como fuente de carbono y energía azúcares, aminoácidos y ácidos orgánicos.

Además, una característica de relevancia de Escherichia coli que, a su vez, se emplea para su diagnóstico microbiológico, es que puede fermentar la glucosa y la lactosa.

Así mismo, posee cierta movilidad gracias a una serie de flagelos que rodean su estructura. Por el contrario, este microorganismo no es capaz de generar esporas.

Dentro de la familia de E. coli, existen algunas cepas que pueden ocasionar efectos dañinos en los individuos que habitan.

Consecuencias de las cepas de Escherichia coli virulentas 

Las cepas patógenas de E. coli son responsables de infecciones del aparato urinario. Afectan sobre todo a ancianos e individuos inmunodeprimidos y también pueden provocar diarreas en niños, siendo frecuente su aparición en guarderías.

De la misma manera, en visitantes de países en vía de desarrollo, sobre todo norteamericanos y europeos, pueden provocar la denominada "diarrea del viajero". Esta patología también puede ser causada por otras enterobacterias como la Salmonella y la Shigella.

Transmisión de E. coli


La forma patógena de E. coli se difunde de un individuo a otro empleando una vía fecal-oral. Esto es, la ingesta de carne poco cocinada, hortalizas crudas o agua contaminada con este agente infeccioso, puede desencadenar una patología urinaria o diarreica.

Cepas virulentas de Escherichia coli


Existen 6 tipos de Echerichia coli capaces de infectar al ser humano y provocar sobre él efectos nocivos: E. coli enteropatogénica, E. coli enterotoxigénica, E. coli enteroinvasiva, E. coli enterohemorrágica, E. coli enteroagregativa y E. coli adherencia difusa.

La E. coli enteropatogénica (ECEP) ataca sobre todo a niños de países en vías de desarrollo, causando diarrea como síntoma característico.

La Escherichia coli enterotoxigénica (ECET), puede pegarse a la pared del intestino delgado. Además, es capaz de producir toxinas capaces de originar diarrea sin sangre al individuo infectado.

Una cepa peculiar, debido a su falta de movilidad y a su incapacidad para fermentar la lactosa, es E. coli enteroinvasiva (ECEI). Afecta al epitelio del intestino delgado en mayor grado que la ECET, produciendo diarrea acompañada de sangre en niños y adultos. Puede cursar junto a artritis y arteriosclerosis, ya que promueve la pérdida de grandes niveles de calcio.

La Escherichia coli enterohemorrágica (ECEH), produce una toxina denominada verotoxina que actúa sobre el colon. Este agente patógeno provoca colitis hemorrágica, síndrome urémico hemolítico y púrpura trombocitopénica trombótica.

La E. coli enteroagregativa (ECEA) posee fuertes mecanismos de adhesión a la mucosa intestinal y causa diarrea sanguinolenta en niños. Según parece, puede producir una toxina termosensible.

Otra cepa capacitada para agregarse a la mucosa del intestino delgado es la Escherichia coli adherencia difusa (ECAD). Afecta, sobre todo, a niños con deficiencias inmunológicas o con una nutrición insuficiente.

Tratamiento frente a infecciones por cepas patógenas de E. coli


Los antibióticos no suelen emplearse para atajar estas infecciones, ya que son poco eficaces.

Se tiende a tratar la diarrea mediante la reposición de líquidos, para evitar así una posible deshidratación del paciente.

No hay que olvidar tomar medidas para prevenir contagios. Así pues, el enfermo deberá evitar dirigirse a lugares con una gran afluencia de personas.

Así mismo, se recomienda mantener unas medidas higiénicas adecuadas en la preparación de alimentos y en el aseo personal.

De igual manera, será un facultativo médico quien prescriba el tratamiento a seguir, profesional al que se le podrá consultar cualquier duda que pueda surgir al respecto.

En cualquier caso, no hay que olvidar seguir el consejo de los profesionales cualificados y pedir su asesoramiento en caso de posibles complicaciones.

Imagen de contenido libre

Por Noemi Arana

Libros sobre plantas medicinales que te pueden interesar



Edición por Candela Vizcaíno


Un lugar ecológico Actualizado en: jueves, septiembre 13, 2012
cookie privacy